JUAN LACAZE 

Un cambio de paradigma

Como muchos pueblos del interior del Uruguay, “forjados” en torno a algunos emprendimientos industriales de gran porte que “sostienen” su desarrollo socio - productivo, Juan Lacaze ha quedado en una situación límite cuando sus industrias cesaron y con su cierre advino el período de decadencia obligatoria. 

Cada pueblo, cada sociedad tiene ciertas particularidades que lo caracterizan. Juan Lacaze fue concebido bajo un paternalismo aplicado fundamentalmente por el empresario textil Campomar. “Bajo este sistema funciona una clara asimetría, donde una clase establece un monopolio sobre los medios de producción en sentido estricto – de las máquinas, de la fuerza motriz,  de la materia prima y de los diversos accesorios - mientras que otra se inserta como mano de obra productiva.” (Abella, 2016, pág. 19) 

Juan Lacaze se fue construyendo mediante una gestión del territorio que dividía claramente las funciones: nacer, crecer, aprender el oficio para ingresar luego en la fábrica, trabajar, hacer deportes, divertirse, etc.  Todo ello se tradujo claramente en una ciudad jalonada por edificios estimados por sus habitantes (aún aquellos edificios que no están como el teatro Victoria). En la actualidad, esos edificios se presentan como dispositivos o escenarios para un futuro posible, deseado. 

Una ubicación geográfica particular al borde (y a veces dentro) del Río de la Plata, una condición costera de cierta virginidad y un escenario socio económico “desesperante” con una sociedad que sabe organizarse para luchas colectivas, alimentaron los intereses de SIMBIONTE.  

¿Qué estrategias de proyecto podemos desarrollar capaces de hacer convivir y potenciar las capacidades socio – productivas lacacinas?

press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/3

fotos: Sebastián Sabalsagaray

SIMBIONTES - URBANIDAD DEPRIMIDA

Estrategias de reconversión para Juan Lacaze

Proyectar supone siempre una transformación que lejos de ser arbitraria es guiada por la intencionalidad del sujeto que la define. Este compromiso supone así un posicionamiento, un acto político. La identificación del problema a abordar y la definición del propio marco de acción se vuelven así un tema central en la construcción del proyecto.

Posicionar el rol del arquitecto trascendiendo el diseño de objetos, para poder plantear estrategias de acción capaces de reinterpretar el contexto y reinventar los mecanismos que devienen en proyectos. 

 

Juan Lacaze atraviesa una crisis que determina un cambio de paradigma. La desaparición de la industria com motor de desarrollo, marca la necesidad de plantear nuevos escenarios productivos. 

El curso plantea el desarrollo de líneas de acción que detecten oportunidades latentes en el territorio y logren capitalizar el involucramiento de los actores y soportes infraestructurales de la ciudad. Explorar desde una visión local - regional futuros posibles para Juan Lacaze. Promover intervenciones de reconversión de las infraestructuras existentes, y establecer sinergias capaces de incidir favorablemente en las condiciones del espacio público.

 

Los Simbiontes - individuos involucrados en una simbiosis - se benefician de la vida en común, una suerte de estrategia de supervivencia que establece una alianza para superar ciertas dificultades. A través de este mecanismo se exploran desprejuiciadamente nuevas modalidades de asociación y negociación para desarrollar una práctica sostenible que genere transformaciones de signo positivo en la ciudad.

El desarrollo del proyecto se estructura en tres fases secuenciales - abiertas, que reivindican el sentido del proyecto sobre la acción consciente: 1. Re-describir la escena / 2. Construcción de nuevos relatos / 3. Ensayo de acciones posibles.